Últimas recetas

Se trata de clementinas en Navidad

Se trata de clementinas en Navidad



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Zingy, jugosos y llenos de sabor, estos alegres paquetes de temporada son una señal de bienvenida de que la Navidad está en camino. En su forma más dulce y mejor en este momento, ponte las botas y aprovecha al máximo las clementinas mientras puedas. Si bien son fantásticos rellenos para calcetines o el refrigerio perfecto para estimularte, hay muchas otras cosas deliciosas que puedes hacer con ellos; aquí tienes algunos de nuestros favoritos ...

INICIO RÁPIDO PARA GRANDES DÍAS

Si lo que busca es un entrante lujoso, ligero y fácil para poner en marcha sus travesuras festivas, el pescado frito con chipotle y los bocados de clementina son un ganador. Las clementinas y los peces son grandes amigos, y el hecho de que puedas combinar todo esto en solo 40 minutos es una verdadera ventaja cuando tienes invitados para entretener y el resto de tu cena de Navidad en qué pensar. Este entrante festivo también es delicioso hecho con naranjas.

PUDS PREP-AND-GO

Los budines para adelantarse son dinero en el banco en esta época del año, y estas bellezas de temporada se sentarán felices en el refrigerador durante varios días, listas y esperando ser rematadas en el último minuto. Dale vida a tus jaleas agregando un puñado de semillas de granada para obtener bonitos estallidos de sabor.

VIVA TUS SOBRAS

Eleve sus sobras de pavo al siguiente nivel con un aderezo de clementina tibio: simple, de temporada e increíblemente versátil, este plato es un delicioso acompañamiento o un plato principal por derecho propio. Servido con un puñado de nueces y semillas tostadas, cucharadas de yogur y un poco de semillas de granada, esta es la perfección navideña en un plato.

BREKKIE DE NAVIDAD

Un delicioso híbrido de croissant y panecillo de canela, condimentado con los cítricos más fragantes de la temporada. Haga estos el día anterior y hornee en el horno para una perezosa mañana de Nochebuena. La masa requiere un poco de planificación, pero te sorprenderá lo simple que es en realidad.

Para toneladas de inspiración festiva, visite nuestro centro único de Navidad.


La receta

Coloque el azúcar, el agua y las especias en la cacerola grande y caliente suavemente, revolviendo hasta que todo el azúcar se disuelva por completo.

Apague el fuego y tape la sartén; es importante no calentar demasiado el almíbar en este punto, ya que el jarabe de azúcar se puede calentar más caliente que el agua hirviendo, lo que puede hacer que la fruta escupe peligrosamente cuando se agrega.

Prepara las clementinas lavándolas y quitando los pequeños restos de tallos leñosos.

Pincha el otro extremo de cada fruta (el extremo de la flor) dos veces con un cuchillo pequeño, formando un agujero en forma de cruz y abriendo el interior para que salga el jugo y entre el almíbar.

Coloca las frutas con cuidado en el almíbar y luego ponlo a hervir.

Reduzca el fuego a fuego lento, luego cubra con la tapa y cocine durante una hora.

Durante este tiempo de cocción, regrese a la sartén cada diez minutos aproximadamente y voltee todas las frutas con una cuchara, para que se cocinen uniformemente en el almíbar.

Al final de la hora de cocción a fuego lento, la cáscara de las clementinas debe comenzar a verse un poco translúcida y la fruta debe estar bastante suave (sin embargo, no toque con los dedos, ese jarabe está muy caliente).

Presione cada fruta contra el fondo de la sartén con una cuchara; esto exprimirá un poco del jugo y permitirá que entre un poco del jarabe caliente; repita esto un par de veces y luego apague el fuego.

Saca las clementinas de la sartén con una espumadera y colócalas en frascos esterilizados.

Si tiene la intención de hacer la versión alcohólica de esta receta, agregue el licor al almíbar ahora, revuélvalo bien y luego vierta inmediatamente sobre la fruta en los frascos.

Si no hay suficiente almíbar para cubrir la fruta, prepare un poco más usando la proporción de 100 ml de agua por 150 g de azúcar; este es un almíbar más fuerte que el que comenzó con esta receta, pero todo lo que hierve a fuego lento habrá reducido el almíbar de cocción. importantemente.

Deje actuar durante al menos 24 horas antes de usar la conserva; la fruta se habrá oscurecido y se volverá más translúcida a medida que el almíbar actúe sobre la piel y la pulpa.

Mientras la fruta esté sumergida en almíbar, se mantendrá así casi indefinidamente. Con el tiempo, cambiará lentamente y adquirirá una consistencia más confitada.

Así que aquí tienes una de las clementinas en conserva 24 horas después de envasada en el frasco. Se parece mucho a una mermelada de naranja fuerte, excepto que la fruta es entera y tiene un toque alcohólico.

Se puede cortar en rodajas o triturar y usar como cobertura de postre, o picar y usar como ingrediente en pasteles de frutas, bollos y otras recetas. clementines10.jpg

Embutí cuatro de ellos enteros en mi pudín de ciruelas navideñas el domingo de revuelto (21 de noviembre de 2010). Actualizaré esta página después de que comamos el pudín el día de Navidad.

Clementinas conservadas

Estas clementinas enteras en conserva son un gran regalo para los amantes de la comida: se ven realmente bonitas en el frasco y tienen una docena de usos, por ejemplo, unos pocos trozos de fruta y un chorrito de almíbar sobre un helado común lo transforma en un postre realmente especial. o se pueden agregar a la parte superior de los cupcakes y cubrir con chocolate derretido.

Versión alcohólica

Se puede usar un licor con sabor a naranja, como Cointreau, en la versión alcohólica del jarabe, sin embargo, esto no es realmente necesario, ya que la fruta tiene mucho sabor y aroma por sí misma.

Usé un licor español con infusión de hierbas para el mío, lo que agregó una dimensión extra sutil a la complejidad del sabor.

Comentarios

Solo quería agradecerle por compartir esta receta, con las imágenes e instrucciones paso a paso. Los hice el día 24 y los serví el día de Navidad, junto con mi posset de limón. ¡Fue un gran éxito! Tengo una gran sobrecarga de clementinas, así que voy a 2. El sábado 7 de enero de 2012 a las 09:40 por Kavey Eats


Receta de tarta de clementina caramelizada

Una verdadera tartaleta, esta elegante tarta es fácil de hacer e incorpora los cítricos favoritos de la temporada.

Propina: Cuando hornee a ciegas, primero arrugue la hoja de pergamino, luego desenvuélvala y forre la caja y esto hará que sea más fácil empujarla en cada esquina.

Ingredientes

  • 100 g de mantequilla sin sal, ablandada
  • 100 g de azúcar glas
  • 250 g de harina común, tamizada, más extra para espolvorear
  • 1 clementina, solo ralladura, finamente rallada
  • 3 yemas de huevo medianas
  • 3.5 oz de mantequilla sin sal, ablandada
  • 3.5 oz de azúcar glas
  • 8.8 oz de harina común, tamizada, más extra para espolvorear
  • 1 clementina, solo ralladura, finamente rallada
  • 3 yemas de huevo medianas
  • 3.5 oz de mantequilla sin sal, ablandada
  • 3.5 oz de azúcar glas
  • 8.8 oz de harina común, tamizada, más extra para espolvorear
  • 1 clementina, solo ralladura, finamente rallada
  • 3 yemas de huevo medianas
  • 4 clementinas, lavadas y secas
  • 2 limones, lavados y secos
  • 100 g de azúcar en polvo, más 25 g para espolvorear
  • 4 huevos medianos
  • 170 ml de nata líquida
  • 4 clementinas, lavadas y secas
  • 2 limones, lavados y secos
  • 3.5 oz de azúcar en polvo, más 25 g para espolvorear
  • 4 huevos medianos
  • 6 onzas de crema doble
  • 4 clementinas, lavadas y secas
  • 2 limones, lavados y secos
  • 3.5 oz de azúcar en polvo, más 25 g para espolvorear
  • 4 huevos medianos
  • 0,7 taza de crema doble

Detalles

  • Cocina: Navidad
  • Tipo de receta: Horneando
  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo de preparación: 20 minutos
  • Hora de cocinar: 75 minutos
  • Sirve: 8

Paso a paso

  1. Para hacer la masa, bata la mantequilla y el azúcar glas hasta que se ablanden. Agregue la harina, la ralladura de clementina y una pizca de sal, luego agregue 2 yemas de huevo batidas con 2 cucharadas de agua. Mezclar hasta obtener una masa suave, teniendo cuidado de no trabajar demasiado. Forme un disco, luego envuélvalo y congele durante 30 minutos.
  2. Extienda la masa sobre una superficie espolvoreada con harina hasta que tenga el grosor de una moneda. Forre una lata para tarta estriada de 23 & ndash25cm (9 & ndash10in) de fondo suelto y estriada con la masa, remendando las roturas con masa extra. Pinche la base por completo y luego congele durante 30 minutos antes de recortar el exceso de masa.
  3. Precaliente el horno a 180 ° C / 350 ° F / marca de gas 4. Coloque el molde para tartas en una bandeja para hornear y cúbralo con papel para hornear, llénelo con frijoles para hornear y cocine por 15 minutos. Retire el papel y los frijoles. Unte la masa con la yema de huevo batida restante y cocine durante 10 y 12 minutos más, o hasta que esté ligeramente dorada. Dejar enfriar.
  4. Reduzca la temperatura del horno a 150 ° C / 300 ° F / marca de gas 2. Ralle finamente toda la ralladura de los cítricos. Usando primero las clementinas, exprime suficiente jugo para dar 150 ml. Incorpora 100 g de azúcar en polvo, los huevos, la nata y la ralladura. Vierta en el estuche de tarta. Hornee por 40 y 50 minutos, hasta que esté listo, con un bamboleo en el centro.
  5. Apague el horno, abra un poco la puerta y déjelo en el horno para que se enfríe por completo. Deje enfriar durante 2 y 12 horas. Transfiera a un plato para servir, espolvoree uniformemente con los 25 g de azúcar restantes, luego derrita con un soplete de cocineros y rsquo hasta que se caramelice. Servir inmediatamente. Si no dispone de un soplete, simplemente sirva la tarta espolvoreada con azúcar glas en lugar del azúcar en polvo.

Receta cortesía de Waitrose & amp Partners

También podría gustarte:

Comentarios

¿Quieres comentar este artículo? Debes iniciar sesión para esta función


Hay algo sobre las naranjas, las clementinas y las mandarinas que siempre pienso en el invierno y las vacaciones de Navidad.

Quizás recuerde las vacaciones mediterráneas y las calles de la ciudad bordeadas de árboles frutales cubiertos de naranjas que se asemejan a vibrantes decoraciones navideñas. Dulces recuerdos en tiempos de encierro.

Todos estos pensamientos de clementinas me inspiran a considerar un pastel de naranja para comenzar las celebraciones navideñas. Cuando un amigo envía una receta para Nigella Lawson & # 8217s Clementine Cake, ¡la decisión culinaria es fácil! Es una gran receta para cualquiera que observe su consumo de gluten, ya que requiere harina de almendras. Limito la cantidad de azúcar en cualquier cocción que hago y, por lo tanto, sustituyo el azúcar por stevia en la receta. (Una revisión rápida de Google sugiere una proporción de 8: 1 de azúcar a stevia). Otro ajuste es hacer mini pasteles en lugar de un bizcocho. Esto hace que sea muy fácil probar un poco de algo dulce para terminar una comida.

Estos mini pasteles son húmedos y tienen sabor a naranja. ¡Todavía quiero más sabor a naranja y decido que un jarabe de naranja es esencial! Combino un par de recetas para hacer este almíbar que es esencialmente: jugo de 4 naranjas y 1 limón, jarabe de agave al gusto en lugar de azúcar. Hiervo a fuego lento esa combinación y dejo que reduzca su volumen y agrego una cucharada de Grand Marnier & # 8211 la combinación aromática de coñac y licor de naranja & # 8211 y un poco de piel de naranja confitada. Resultado: deliciosa combinación de mini tarta de clementina y sirope de naranja.


Direcciones

Paso 1 Precaliente el horno a 150C / 300F / Gas Mark 2.
Merengues: Coloque las claras de huevo en un tazón grande sin grasa y, usando el batidor de globo del Kenwood Chef (u otra batidora de pie), bata el número 1. Continúe durante aproximadamente 2 minutos, hasta que las claras estén espumosas, luego cambie el la velocidad a 3 y continúa batiendo durante un minuto más. Ahora gire la velocidad a 5 y continúe batiendo hasta que las claras alcancen la etapa de pico rígido.
Paso 2 Ahora, agregue el azúcar a alta velocidad (número 5 en el Kenwood), un poco (aproximadamente una cuchara de postre) a la vez, hasta que tenga una mezcla rígida y brillante. Coloque 6 cucharadas de postre colmadas de la mezcla en la bandeja para hornear preparada, espaciando uniformemente. Luego, usando el dorso de la cuchara o una espátula pequeña, ahueque los centros. (Necesita una bandeja para hornear grande que mida 40 x 30 cm (16 x 12 pulgadas), forrada con pergamino para hornear).
Paso 3 Coloque los merengues en el horno y luego reduzca el fuego a 140 ° C / Marca de gas 1. Hornee durante 30 minutos, antes de apagar el horno y dejar secar los merengues al calor del horno, durante la noche es mejor, o hasta el horno está completamente frío.
Paso 4 Guarda los merengues en una lata hermética o congélalos hasta que necesites servirlos y luego haz la compota de clementina y granada.
Paso 5 Agrega los gajos de clementina y las semillas de granada en una cacerola, junto con el azúcar y el Cointreau. Lleve la sartén a ebullición y luego baje y cocine a fuego lento durante 10 minutos. Dejar enfriar.
Paso 6 Vierta un poco de crema espesa en cada mini pavlova y luego vierta la compota de clementina y granada.

Mini pavlovas de clementina y granada

Pudín de frutas con clementina y brandy


Resumen de la receta

  • 4 clementinas
  • ½ taza de agua, o según sea necesario
  • 1 paquete (15.25 onzas) de mezcla para pastel amarillo (como Betty Crocker®)
  • 3 huevos
  • ½ taza de aceite vegetal
  • ¼ de cucharadita de extracto de naranja, o más al gusto
  • ¼ de cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 pizca de sal
  • 1 gota de colorante rojo para alimentos
  • 2 recipientes (16 onzas) de glaseado de dulce de chocolate
  • 1 clementina, pelada y picada finamente
  • 1 clementina, pelada y segmentada, o más al gusto

Precaliente el horno a 350 grados F (175 grados C). Engrasa dos moldes para pasteles redondos de 9 pulgadas.

Rallar finamente la ralladura de 2 clementinas y reservar. Exprima las 4 clementinas en una taza medidora y agregue suficiente agua para llegar a 1 taza.

Vierta el jugo de clementina en un tazón grande. Agregue la ralladura, la mezcla para pastel, los huevos, el aceite, el extracto de naranja, el extracto de vainilla, la sal y el colorante rojo para alimentos. Licue con una batidora eléctrica hasta que la masa esté suave, aproximadamente 2 minutos. Divida la masa en moldes para pasteles engrasados ​​y alise la parte superior.

Hornea las tortas en el horno precalentado hasta que al insertar un palillo en los centros salga limpio, de 24 a 29 minutos. Deje enfriar en los moldes durante 10 minutos antes de retirar para que se enfríe completamente sobre una rejilla, unos 30 minutos más.

Transfiera los pasteles a una superficie plana. Recorta con cuidado la parte superior de los pasteles con un cuchillo afilado para nivelarlos y corta cada capa por la mitad horizontalmente. Transfiera una capa de pastel a un plato para servir y extienda 1/2 taza de glaseado con otra capa de pastel y 1/2 taza de glaseado. Esparce clementina picada sobre el glaseado. Apile y glasee la tercera y cuarta capas de pastel. Coloca rodajas de clementina alrededor del perímetro de la capa superior.


Ingredientes

  1. Lave y pele las clementinas, reservando la cáscara de tres clementinas. Deje a un lado la cáscara reservada y corte todas las clementinas, primero por la mitad y luego en cuartos. Ponga los trozos de clementina en una olla grande que no sea de aluminio. No use una sartén de aluminio ya que puede reaccionar con los cítricos. Un horno holandés de hierro fundido es ideal.
  2. Pela ambos limones reservando las semillas. Corte el limón igual que las clementinas y agregue la pulpa de limón en cubitos a la olla con las clementinas. Corte en dados la cáscara de clementina reservada en trozos pequeños (1/4 de pulgada) y agréguelos a la olla. Agregue azúcar y agua y encienda la estufa a fuego medio-alto.

Mientras la fruta y el agua se calientan, agregue las semillas de limón reservadas a una bolsa de gasa con una corbata o coloque las semillas en un trozo de gasa que pueda atar con hilo de cocina. Déjelo caer en la olla. Lleve la fruta a ebullición, vuelva a calentar a fuego lento y cocine durante 60-75 minutos, revolviendo ocasionalmente hasta que el agua se evapore y las conservas comiencen a espesarse. Retire la gasa con semillas de limón de la olla. Si desea una conserva de consistencia más suave, use una licuadora de inmersión para batir las conservas y la corteza hasta lograr la consistencia deseada.

Las conservas gelificarán más a medida que se enfríen. Es fundamental no cocinar demasiado las conservas y vigilarlas de cerca durante los últimos 10 a 20 minutos, ya que pueden quemarse fácilmente.

Haga puré las cáscaras y la pulpa de clementina con una licuadora de inmersión para crear un sueño agridulce que se parece más a la mermelada que a la mermelada.

Receta desarrollada para Imperial Sugar por Kelley Epstein @Mountain Mama Cooks.


Resumen de la receta

  • 3/4 de libra de clementinas, sin pelar, en rodajas finas transversales y descartando las semillas
  • 3/4 de libra de arándanos frescos o congelados
  • 3 tazas de azucar
  • 2 cucharadas de jugo de limón fresco
  • Sal fina
  • 1/3 taza de agua tibia
  • 1/3 taza de jugo de manzana tibio

En un procesador de alimentos, pulsa las clementinas hasta que estén picadas. Agrega los arándanos y pulsa hasta que las clementinas estén finamente picadas y los arándanos rojos estén picados en trozos grandes. Transfiera la fruta a una cacerola grande no reactiva y agregue el azúcar, el jugo de limón y una pizca de sal. Deje que hierva, luego cocine a fuego lento, revolviendo ocasionalmente, hasta que el azúcar se disuelva, aproximadamente 5 minutos. Deje enfriar completamente, luego cubra y refrigere durante la noche.

Agregue el agua y el jugo de manzana a la fruta en la cacerola y deje hervir a fuego alto. Reduzca el fuego a moderadamente alto y hierva, revolviendo ocasionalmente, hasta que las conservas se espesen un poco, aproximadamente 12 minutos. Pruebe las conservas: Coloque 1 cucharada en un plato frío y refrigere hasta que se enfríe a temperatura ambiente, aproximadamente 3 minutos las conservas estarán listas cuando se espese un poco y se pase una cuchara por ellas para dejar un rastro claro. Si las conservas están demasiado sueltas, continúe hirviendo a fuego lento y pruebe cada 5 minutos. Deje que las conservas se enfríen por completo, luego transfiéralas a frascos de vidrio y refrigere hasta que se enfríen.


Receta de pastel de clementina y una historia de manzanas a naranjas

Estaba nevando el día que dejé Brooklyn. No es una nevada suave y delicada & # 8230 Estaba cayendo espesa y pesada. El viento sopla casi agresivamente, como si estuviera enojado. El cielo era del color del peltre y de aspecto bastante ominoso, las nubes de fondo oscuro colgaban pesadas llenas de nieve.

Se sintió perfectamente apropiado, un ajuste perfecto para mi estado de ánimo. Tenía más emociones de las que sabía qué hacer. Estaba al borde de otro movimiento, otro evento que cambió mi vida y tenía mis dudas. Estaba aterrorizado, pero endurecí la columna y eché los hombros hacia atrás.

Había hecho esto más de una vez en mi vida y no estaba a punto de dar marcha atrás ahora. Había vivido en la ciudad de Nueva York durante 17 años, cualquier lugar al que eligiera ir sería un choque cultural y poco sabía qué tan cierta sería esa declaración.

Mientras empacaba mis últimas cajas en mi auto y cerraba la puerta de mi apartamento, mi corazón se sentía como si estuviera a punto de romperse. Tuve que volver corriendo y decir mi & # 8220final adiós & # 8221 a mi casa. Miré a mi alrededor en ese pequeño apartamento y vi destellos de todos los recuerdos que había creado allí. Algunos buenos, otros malos, pero recuerdos al fin y al cabo.

La estufa donde había hecho miles de comidas, las ventanas de la sala de estar donde me senté fija, viendo a Sandy entrar en la ciudad y casi destruir mi vecindario, el alféizar de la ventana de la cocina donde cultivé mis hierbas en macetas, la ventana de mi dormitorio que dejaba entrar los sonidos del campanas de la iglesia sonando. Las risas y las lágrimas de las que habían sido testigos estos muros y me estaba despidiendo de todo.

Tuve mucho tiempo para pensar en ese viaje de 1300 millas desde Nueva York a Florida. Mi cerebro estaba sobrecargado. No podía creer que me hubiera ido. Ya no me despertaba con el chirrido de los frenos de los autobuses de Nueva York, el claxon y las sirenas.

Esto puede parecer extraño, pero estaba acostumbrado a ese sonido, era parte de la vida diaria. No saldría de mi apartamento para ver las tiendas de bagels y las charcuterías, ni vería a la gente con sus carritos de la compra saliendo de la tienda o cargando la ropa para dejar. ¿Dónde puedo conseguir una rebanada decente o un buen bagel? (la respuesta es: en ninguna parte)

Llegué a mi nuevo hogar el 1 de enero. Fue planeado de esa manera. Si iba a empezar de nuevo, tenía que ser un día y un momento simbólico para mí. Comenzar este nuevo capítulo de mi vida el primer día del nuevo año parecía correcto.

Necesitaba que mi nuevo comienzo fuera realmente un & # 8220nuevo día & # 8221. Había dejado todo lo que sabía para tener esta oportunidad de empezar de nuevo, empezar de nuevo y quería que se sintiera como una pizarra limpia.

Que año ha sido. Ha habido muchas pruebas, algunos triunfos y muchos intermedios. Hubo días en los que sentí que había cometido el mayor error de mi vida, hubo días de júbilo, días en los que lloré por la soledad y días en que sonreí tanto y reí tanto con nuevos amigos que me devolvió pedazos de alegría. yo mismo pensé que había perdido.

& # 8220A veces, cuando las cosas se caen a pedazos, es posible que en realidad estén cayendo en su lugar & # 8230 & # 8221 No sé dónde vi esto, pero me aferré a esas palabras esperando y rezando para que fuera cierto.

He ganado mucho el año pasado y estoy más que agradecido. Hace unos días, se me planteó la pregunta & # 8220 ¿quién fue la persona más influyente en tu vida el año pasado? & # 8221. Lo pensé por un segundo y respondí & # 8220Sin querer sonar como un pomposo y egocéntrico culo & # 8230 Yo mismo & # 8221.

Si hubiera cedido a mis miedos, no me habría movido. Si no me hubiera mudado, no habría conocido a la gente increíble que tengo en mi vida ahora. Tengo el grupo de personas más increíble al que tengo la suerte de llamar mis amigos, alguien a quien amo con todo mi corazón y, lo más importante, soy feliz. Una felicidad que no tenía antes. Este viaje de las manzanas a las naranjas ha sido todo un viaje. Mi deseo para todos ustedes este año: arriesguen ustedes mismos, lo valen.


Haz una galette o un pastel al revés.

Cuando se cortan en rodajas, las clementinas tienen una hermosa sección transversal, por lo que son perfectas para colocar en capas en una ronda de masa (luego simplemente doblar los lados) para formar una galette. Debido a que las clementinas son más pequeñas que otras frutas cítricas similares, deben caber cómodamente en cualquier tamaño de masa que decida hacer. Del mismo modo, estas pequeñas bellezas cítricas son bastante impresionantes en un pastel, como este asombroso pastel de clementina al revés. (Alternativamente, puede hervir y purgar algunas clementinas y agregarlas a una masa de pastel para obtener un toque de sabor brillante, pero eso requiere un poco más de trabajo).


Barra lateral principal

Conoce a Karen

Croeso! Soy Karen, es un placer verte aquí. Nací en Sudáfrica, pero he vivido en todo el mundo, últimamente llamé a North Yorkshire mi hogar donde viví durante muchos años antes de mudarme al suroeste de Francia, aunque ahora vivo en el norte de Gales en una antigua escuela convertida en el borde del Parque Nacional de Snowdonia. Soy un escritor independiente de alimentos y viajes, así como estilista de alimentos y desarrollador de recetas, con pasión por el arte, los viajes, los libros, la fotografía, la comida de temporada y especialmente el queso y el vino. Por favor, póngase en contacto conmigo si tiene alguna pregunta sobre mi trabajo o encargarme. Lee mas…

Seguir

Compre mi libro y toallas de té n. ° 038

Nacido de su blog homónimo galardonado, este libro contiene 160 recetas únicas, todas bellamente fotografiadas por el autor. Muestran la amplitud y profundidad de su viaje. Karen ha vivido y viajado por todo el mundo y ha traído algunas de sus recetas, experiencias y recuerdos favoritos para compartir aquí con sus lectores. Compra mi libro AQUÍ

Echa un vistazo a mi libro

¡Suscríbase ahora para recibir mi libro electrónico GRATIS de 47 páginas con 9 recetas completas de mi libro!


Ver el vídeo: Los perfumes masculinos para regalar en Navidad (Agosto 2022).